Acabados de protección

Los acabados de protección en una superficie, son aplicados tal y como se menciona para preservar el estado del soporte, estos procedimientos, siendo bien aplicados alargan la durabilidad e imagen del soporte. Existen varios tipos de acabados de protección y concretamente en fachada:

Revoco

(también llamado revoque) se denomina al revestimiento exterior de mortero de agua, arena y cal o cemento, que se aplica, en una o más capas, a un paramento enfoscado previamente.

El cemento proporciona dureza al acabado, y la cal flexibilidad, y, en función de la proporción de cada uno de estos componentes, se potencia la citada característica.

Es un tipo de acabado continuo cuyo fin es mejorar el aspecto y las características de las superficies de muros, tabiques y techos.

Existen varios tipos de revoco los cuales vamos a mencionarles seguidamente.

Revoco rayado:

Es una pasta rayable que contiene arena natural. Se debe trabajar con una llana de plástico o madera, para que los granos de arena marquen rayas en la masa cuando todavía está húmeda.

Revoco rugoso o picado:

Es una pasta al agua, sin arena, que se puede aplicar con llana, rodillo o pistola. Se consiguen diferentes texturas utilizando: llana, paleta, rodillos de esponja gorda, o de goma, cepillos, cuando todavía está húmeda.

Revoco liso:

Es un tipo de revestimiento continuo realizado al exterior de un paramento, con mortero de cal, yeso, cemento o mixto, que consta de varias capas de mortero, tendidas o proyectadas, de la misma o diferente composición y dosificación, y que admite diferentes acabados.

Estucados

Los Estucos son Revestimientos Continuos realizados con capas sucesivas de mortero, por lo general, coloreados, con una terminación definida por un diseño determinado.

En su origen, los estucos eran revoques de mortero de cal al que se adicionaba posteriormente un enlucido o pintura sobre el material. Con esos motivos pintados que iban agregándose sobre las superficies, ofreciéndoles a los paramentos una bella ornamentación, se establecieron diferentes estilos decorativos sobre los paramentos.

Este sistema fue perfeccionándose hasta llegar a la técnica artística del fresco.

Estucado en Frío:

Es el más usado, se aplica en exteriores y también en interiores.

La preparación del mortero se realiza mezclando cal apagada en pasta, árido de mármol blanco, polvo de mármol y colorante como aglomerantes.

Este proceso se desarrolla en una operación ya con el color incluido; de esta manera la superficie que se logra no tiene irregularidades ni en el plano de la superficie ni en su coloración.

Estucado Liso:

Por lo general se aplica en fachadas posteriores y en patios interiores. Es un estucado económico y fácil de aplicar, aventajando así al revoque enlucido tradicional.

Estucado Raspado:

Este estucado es similar al anterior, con la diferencia que la tercera capa aplicada es de mayor grosor y con el agregado de árido de mármol. Por lo general se lo aplica en interiores, ya que al exterior no posee uno de los requisitos fundamentales que debe tener un revestimiento: la protección.

Como posee una textura rugosa y de gran porosidad, ésto la vuelve muy permeable al agua provocando rápidos deterioros si se aplica al exterior.

Estucado al Tirol de Baviera:

Este estucado lleva una capa de fondo de un mortero graso con un espesor entre 4 y 5 mm, compuesto por cal y arena de mármol. Se lo extiende con una llana o fratás, y se va apretando contra el soporte previamente preparado.

Cuando se adhiere, y antes de secarse, se procede al proyectado a mano de la pasta con una máquina tirolesa. La distancia desde donde se proyecta la establece el colocador a propio criterio, considerando la consistencia, temperatura y el grado de humedad de la capa primera de fondo.

Debe evitarse una acumulación de pasta en el proyectado para que no se produzca desprendimiento.

Finalmente el acabado queda uniforme.

El resultado es una superficie de textura rugosa muy característica de este sistema, más marcada que el raspado.

Puede aplicarse una pintada de látex incoloro con brocha para mejorar la textura y aspecto, y aumentar su durabilidad.

Estucado al Tirol Aplanado:

Variante del anterior. Mejora su aspecto y durabilidad ya que se aplana el tirol proyectado todavía fresco pero sin estar muy tierno.

Este revestimiento tiene una textura menos áspera y sirve para exteriores y también para interiores.

Posterior al aplanado, en exteriores, se le aplica un pintado de látex incoloro; en interiores se le puede dar una pintada al esmalte para darle mayor realce al trabajo final.

Para interiores, el soporte debe ser un revoco de mortero de cal. La pasta del estucado se realiza con cemento blanco y arenilla de mármol.

Estucado Imitación a Piedra:

Para realizar este estuco se aplica primero sobre revoque seco, este es el soporte adecuado, una capa de 4 mm de mortero graso de cal y arena de mármol.

A continuación se extienden dos capas del mismo mortero pero coloreadas con el tono de piedra a imitar.

Finalmente se aplica una tercera capa de mortero con polvo de mármol de un espesor no mayor de 1 cm, que se enlucirá.

Estando aún fresco, se dibuja encima el despiece del aparejo a imitar con una regla y un punzón.

Estuco en Caliente

Este revestimiento es muy bueno para exteriores por su fina textura, pulida y brillante, tiene gran transparencia, según el color que se haya elegido.

Se realiza su primera capa con un mortero de cal apagada, y árido de mármol blanco con dosificación grasa.

Esta capa es de gran adherencia a la superficie de soporte.

El soporte se ejecuta con mortero de cal y una cantidad pequeña de cemento para aumentar el endurecimiento y secado.

Mientras la pasta todavía está fresca, se procede al enlucido de esta última con una llana.

Se deja un lapso de tiempo prudencial, por ejemplo, entre la mañana y la tarde, y luego se realiza la terminación del estuco en caliente.

Este procedimiento se basa en pasar la plancha en caliente, controlando siempre la temperatura, pasándola como mínimo dos veces y en direcciones opuestas.

Esto produce un cierre del poro y un estuco más consistente. Su cierre, mayor temperatura y el apretado, logran ese brillo característico de este estuco.

Pintura

Existen varios tipos de pinturas o revestimientos para fachadas y exteriores, el tipo de revestimiento deseado y la durabilidad se puede elegir entre gran variedad de marcas y tipos.

Algunos de los tipos disponibles son:

Pintura plástica:

Formulada a base de resinas estireno-acrílicas en dispersión acuosa: con gran cubrición y adherencia, lavables.

Pintura acrílica al polisiloxano:

Revestimiento acrílico de altas prestaciones con resina de polisiloxano: Larga duración con excelente resistencia a la intemperie, resistente al ataque de hongos y algas, estable ante la acción de los rayos uv

Pintura al silicato:

Revestimiento para fachadas basado en silicato de potasa y copolímeros acrílicos al agua: recomendable para el uso de revestimiento en edificios históricos, con acabado mate que respeta el aspecto histórico de la construcción.

Pintura acrílica al agua:

Para revestimiento liso y para superficies lisas.
Pintura acrílica

Al agua para superficies rugosas.

Pintura elástica:

Revestimiento rugoso y flexible para fachadas. Para exteriores compuesta por polímeros acrílicos especiales en dispersión acuosa de alto contenido en sólidos, basado en una dispersión acrílica especial.

Pintura anti-graffiti:

Su uso esta enfocado para proteger de la aplicación tanto de graffitis como de pegatinas las diferentes superficies pintadas o revestidas como granitos, mármoles, maderas, metales, plásticos, vidrios, etc. Su acabado es semi-mate y transparente, protege la superficie tratada, manteniéndola en su estado original.

Pintura Pétrea:

Revestimiento pétreo acrílico, viene liso y rugoso

Mortero monocapa:

Se trata de un mortero diseñado para el revestimiento de exteriores, viene en diferentes colores, es impermeable al agua, es fabricado a nivel industrial y por lo tanto es estandarizado y garantizado, se aplica en una sola capa sobre la superficie de cerramiento ejemplo sobre ladrillos, sin necesidad de hacer un enfoscado previo.

Revestimiento de fachadas con Pliolite:

Es un revestimiento mate liso a base de pliolite en una dispersión acuosa puede aplicarse sobre soportes de albañilería tanto nuevos como antiguos, es impermeable y transpirable, larga duración con muy buen cubrimiento, resiste el ataque de los agentes biológicos como algas y mohos.

Hidrófugo transparente:

Destinado para superficies como ladrillos y piedras.

Revestimiento para exteriores con resina de silicona:

Esta basada en resinas de silicona, ideal para protección de fachadas, recomendable para fachadas en rehabilitación.

 

 

 

El sitio www.peñatratamientos.com no utiliza cookies que permitan elaborar un perfil de los gustos y de la navegación del usuario, considerando tales ficheros físicos como información alojados en el propio terminal del usuario y sirven para facilitar la navegación del usuario por el portal.
Al continuar con su navegación entendemos que da su consentimiento a nuestra

Cerrar